Categorías
Aprender fotografía Fotografía profesional Tecnología

Fotos con lentes vintage: Helios 44-2 Bokeh Monster

Esta lente era una de las más comunes en el mundo hace años: el Helios 44-2, Bokeh Monster, era una lente que venía con las Zenit rusas como lente básica. Buen diseño, resistente, económica y con una especial querencia por el desenfoque. De ahí lo de Bokeh Monster, que suena mucho más épico. Esta lente está basada en un diseño de Carl Zeiss, del año 1927, el Biotar 58/2, que fue adaptada en 1951 por el Instituto Óptico Estatal de la URSS.  Aquí hay una comparación entre ambas lentes, pero las diferencias en los resultados son mínimas. Se vendieron unos 16 millones de unidades.

Un poco más de información

La lente se fabricó con diferentes monturas, y yo uso la que tiene montura M42, que resulta muy sencilla de emplear con mi EOS R6, apoyándome en el sistema de ayuda al enfoque. En general esta lente, que tiene un diseño original, recordémoslo, de casi un siglo de antigüedad, tiene especial interés por las aberraciones que ofrece, que le dan un sabor especial. En concreto, tiene una tendencia a que el bokeh tenga una cierta curva que resulta muy atractiva. Pero no solo eso. Es frecuente, que si hacemos algún contraluz, tengamos aberraciones importantes, que pueden traer algo diferente a nuestras fotos.

Fotografía realizada con el Helios 44/2 sin procesar, por Archerphoto, fotógrafo profesional en València.

Es indiscutible que tiene personalidad. Pero claro, según para qué cosas, determinados fallos no son aceptables.

Helios 44-2: especificaciones

Técnicamente tiene una apertura de f2, y hay varias versiones con un diferente número de hojas en el diafragma (13, 8, 6). La longitud focal es, como cabía esperar de la denominación original de Zeiss, de 58mm, aunque hay algunas variaciones. Se comercializó en múltiples monturas, en concreto el que he usado yo es el de montura M42 con un adaptador a la montura EOS R que es un mero cambio de rosca, no tiene elementos ópticos.

Helios 44-2 y adaptador.

Y una curiosidad más: lo de 44-2 no es por la apertura, como había pensado yo siempre, sino por la resolución: hay versiones hasta -7, que tienen ópticas con mayor calidad y dan más definición (aunque un bokeh un poco peor). Pero lo curioso es que muchas de estas -7 son /2 con el anillo de plástico frontal reemplazado. Y es muy sencillo resultar engañado con estas cosas. Eso sí, el 44-2 pesa unos 230g y el 44/7 unos 350g. Si he de ser sincero, yo estas cosas las veo en paquetes de mortadela. El primero pesa un poco más que un paquete, y el segundo casi como dos juntos.

Helios 44/2 de noche.

Opiniones y criterios

En general, y esto es una apreciación totalmente personal, yo noto que el Helios 44-2 «tira» de mi estilo fotográfico. Es una lente con tanta personalidad -fallos incluidos- que uno acaba buscando los fallos, las exageraciones. De hecho, hay gente que incluso invierte el elemento frontal (desmonta el objetivo y le da la vuelta a la última de las lentes) para incrementar el «swirly bokeh». Se pierde nitidez, pero el resultado es muy espectacular.

Uno tiene mucha tendencia a sacar esta lente por la noche, dado el resultado que tiene con los focos de luz fuera de foco.

El Helios 44-2 es un objetivo francamente asequible, de manera que no es extraño que mucha gente haga experimentos con él. En realidad se trata, que yo sepa, del objetivo más vendido del mundo, porque solía ir -como he comentado al principio – emparejado con las cámaras rusas Zenit más económicas, y el kit era muy barato y muy resistente a pesar de tener poco glamour (sí, prefiero escribirlo en inglés).

Espero que este pequeño review del Helios 44-M haya tenido interés e iré subiendo algunas fotos adicionales realizadas con esta lente a este mismo post, o a algún otro.

Si quieres, aquí tienes mi índice de reseñas sobre lentes manuales. Todavía hay pocas, pero iré apuntando más. Si lo que quieres es que te haga fotos, a ti, a tu empresa o a alguien que conoces, para un regalo o cualquier cosa parecida, mi mail es sergi@archerphoto.eu . También puedes contactarme por Whatsapp, Signal o Telegram: +34 644459753.

Categorías
Aprender fotografía Tecnología

Fotos con lentes vintage: Canon 28 2,8 FD

Lo prometido es deuda. Voy a subir unas cuantas fotos realizadas con objetivos antiguos: empezaré por el Canon 28 2,8 FD. Creo que es un tema que puede interesarle a alguna gente Además me da excusa para mostrar algunos de los experimentos que voy haciendo. Los incorporaré a mi página para aprender fotografía.

Una foto con el Canon 28 2,8 FD, realizada por Archerphoto, fotógrafo profesional en València, Flores rojas,

Se trata de una óptica fabricada por Canon con montura FD. Es un gran angular de buena calidad que se diseñó en 1975 y 1977 (hay dos versiones) y que es, por supuesto, una lente con enfoque manual. El diafragma es de cinco hojas, la apertura máxima es F2,8 y la mínima, F22. La distancia mínima de enfoque es de 30 cm.

FD Canon 28 2,8
Una foto con el Canon 28 2,8 FD, realizada por Archerphoto, fotógrafo profesional en València, Foto sin procesar, farolas en un puente.

Además de tener una buena calidad óptica, se trata de una lente con una gran calidad de fabricación, muy robusta y resistente. Tanto que muchas de estas lentes siguen funcionando sin ningún tipo de reparación hoy en día. Tiene dos partes importantes con plástico, el anillo de apertura y la rosca de filtro, pero dejando aparte eso, es metálica.

Una foto con el Canon 28 2,8 FD, realizada por Archerphoto, fotógrafo profesional en València, Palacio del Marqués de Dos Aguas

Lo importante para un gran angular es que la aberración esférica esté corregida, y el Canon 28 2.8 cumple con esa condición. Tendremos una distorsión razonable si nos acercamos mucho, pero si vamos a hacer paisajes, o incluso retratos, no vamos a tener ningún problema. El objetivo es nítido en todas sus aperturas, siendo especialmente brillante, claro, en sus aperturas medias.

Bueno, prácticamente ninguno. A pleno sol, y si no contamos con un parasol, podemos ver alguna aberración cromática como la que aparece en el cielo de esta foto. Tiene tendencia a sacar más aberraciones en cuanto hay focos de luz a la vista, que es algo que en Canon es frecuente. Pero por lo demás, como se ve en la foto, el resultado es de una calidad muy alta. Y es una lente que se puede comprar por unos 70-80 euros, mientras que la versión para EF y con autofoco (la antigua, no la que lleva estabilizador) cuesta, de segunda mano, más o menos, el doble.

Una muestra clara de las aberraciones del Canon 28 2,8.

Si quieres usar esta lente, has de disparar la cámara en Av o M, porque la cámara no puede cambiar la apertura ni el enfoque. Así que tú tomas las decisiones sobre eso, y en el caso de Av, ella decidirá la velocidad. En el caso del modo totalmente manual, tú mismo verás, con las diferentes aperturas, las opciones con las que cuentas. Afortunadamente, hoy en día, al poder decidir también la ISO podremos conseguir, en la mayoría de los casos, la luz idónea para la apertura que queramos.

El bokeh no es espectacular. No es el punto fuerte de este objetivo, que está muy bien compensado, así que el «sabor» especial que tienen otros, como el Helios 44/2 que veremos más adelante, no es tan intenso, pero es suficiente para poder hacer un buen trabajo con el enfoque selectivo.

Una foto con el Canon 28 2,8 FD, realizada por Archerphoto, fotógrafo profesional en València, Hojas.

Todas estas fotos están realizadas con la Canon EOS R6, con un adaptador para montura RF muy barato pero perfectamente funcional. Los adaptadores para EOS desde FD son terribles y no merece la pena usarlos porque la óptica que llevan estropea el resultado de cada foto.

Una foto con el Canon 28 2,8 FD, realizada por Archerphoto, fotógrafo profesional en València, Farola, Foto sin procesar.

Soy Sergi Albir. Si necesitas fotografías de algún tipo puedes contactar conmigo mediante un mail a sergi@archerphoto.eu. También tienes la opción de Telegram, Signal o Whatsapp al +34 644459753. Puedes seguirme en Instagram: @Archerphoto.

Categorías
Aprender fotografía

EOS R6 y lentes manuales, el éxito del vintage

Curiosamente, la Canon EOS R6 está espléndidamente equipada para el uso de lentes antiguas con el uso de su adaptador correspondiente. No solamente lentes manuales de monturas Canon EF y FD, sino también otras, como M42, Minolta, Leica o Mamiya. El hecho de contar con el estabilizador en el cuerpo y con un excelente sistema de ayuda al enfoque manual hace que estas lentes puedan dar resultados francamente notables.

Museo del Marqués de Dos Aguas, València, para el post EOS R6 y lentes manuales de Archerphoto, fotógrafo profesional (2).
Canon EOS R6 con Canon FD 28 2.8.

EOS R6 y lentes manuales: algunas muestras

El hecho es que para un fotógrafo poder emplear ópticas que tenía guardada es como sacar juguetes antiguos pero que, en realidad, pueden ser perfectamente operativos. En este caso me fui a la calle con un Canon FD 28 F2.8 y un Minolta Rokkor 58 F1,2. Me metí en un museo y disparé un rato por allí dentro y después procesé las fotos con Lightroom. El problema es que, claro, los adaptadores no identifican la lente y aunque lo hiciesen, estos perfiles no están incorporados en las bases de datos. Y menos en mi versión, que está abandonada por Adobe (fue la última que no incluía pago mensual). De todos modos, se pueden corregir los problemas puntuales de manera manual. Aunque sinceramente, uno prefiere dejar el sabor original.

EOS R6 con el Minolta Rokkor 58 F1,2.

En los siguientes meses iré subiendo algunas otras fotos hechas con diferentes objetivos manuales. Algunos son extremadamente conocidos, como el Helios 44-2, pero otros, como el CZJ Sonnar F4, a pesar de no ser raros, no tienen tanta fama.

Enlaces a posts ya realizados.

Helios 44-2

Canon 28 2,8

EOS R6 con el Minolta Rokkor 58 F1,2.

Soy Sergi Albir, soy fotógrafo profesional en València (pero no es raro que vaya a Alicante, Barcelona, Vitoria o Madrid, por ejemplo). Si necesitas fotos o contenido para posicionamiento web, no dudes en ponerte en contacto conmigo: sergi@archerphoto.eu o un Whatsapp, Signal o Telegram al +34 644459753 y empezamos a trabajar. Puedes ver fotos recientes en mi galería. Y si quieres seguirme en Instagram, me puedes encontrar como @Archerphoto. Espero que te haya gustado este post sobre la EOS R6 y lentes manuales.

Museo del Marqués de Dos Aguas, València, para el post EOS R6 y lentes manuales de Archerphoto, fotógrafo profesional.
Canon EOS R6 con Canon FD 28 2.8.
EOS R6 con Carl Zeiss Jena 135 Sonnar F4., hojas de un árbol con bokeh, por Sergi Albir, fotógrafos València
EOS R6 con Carl Zeiss Jena 135 Sonnar F4.
EOS R6 con Canon FD 28 2,8.
Categorías
Aprender fotografía Fotografía Tecnología

¿DSLR o EVIL? ¿Qué cámara es mejor?

Para responder a la cuestión DSLR o EVIL hay que explicar, por lo menos, un poco de cada tipo de cámara. Una DSLR es una cámara fotográfica con un sensor digital y un sistema de captación de imágenes con lente única. Las siglas responden a Digital Single Lens Reflex, que es la descripción en inglés. El término «réflex digital» es equivalente, y describe una cámara réflex en la que el espacio en el que se colocaba la película hay un sensor digital. La visión se hace mediante un pentaprisma o pentaespejo, que refleja exactamente la visión a través de la lente. Cuando hay que tomar la imagen, el espejo se levanta y la luz llega al sensor durante un tiempo, habitualmente brevísimo.

DSLR o EVIL

¿Y las EVIL? ¿Son mejor las DSLR que las EVIL? ¿DSLR o EVIL?

EVIL (Electronic Viewfinder with Interchangeable Lens)o mirrorless, o sin espejo. Son cámaras en las que veremos siempre a través del sensor, ya sea por la pantalla trasera o por un visor similar al que usan las DSLR, pero que no empleará, claro, espejo. Suelen ser más ligeras y actualmente son competitivas con las DSLR, pero no tienen porque ser mejores o peores. Los últimos modelos sí ofrecen un rendimiento mucho mejor en la velocidad de foco, pero esto, hasta 2019 no ha sido accesible salvo en las cámaras de más alta gama. Menciono la fecha porque si compras una cámara de segunda mano, es una buena referencia para pensar que, hasta 2019, en general, las DSLR se llevaban el gato al agua. En 2020 la cosa estaba empezando a inclinarse hacia las EVIL, y a partir de 2021 parece claro que la tecnología dominante es la de las EVIL.

La R6 es una EVIL que está en el mercado actualmente.

Ahora, en 2021, yo mismo cambio mi cámara principal de una DSLR a una EVIL. Aparte de avances tecnológicos concretos de cada modelos, hay ventajas generales: suelen ser más ligeras porque no necesitan el pentaprisma que hemos mencionado antes. Puedes ver la previsualización real de lo que vas a disparar con los settings que hayas escogido. Y enfoca más rápido, además de tener más puntos de enfoque. En la parte negativa tenemos que la autonomía de las baterías es menor. Pero puedes vivir con eso.

Antes de mi nueva R6 tuve otra EVIL, que conservo: la Samsung NX500, que conservo y a la que tengo mucho aprecio.

Algunas SLR: en el lugar en el que ahora está el sensor estaba antiguamente el negativo.

Más factores a favor de las EVIL

Las nuevas EVIL que han aparecido, además de lo anterior, llevan estabilizadores internos espléndidos que hacen que muchas de las lentes que tenías en casa tengan mejor rendimiento. ¿Cómo hacen eso? Pues porque el estabilizador reduce la trepidación. En román paladino: muchas menos fotos saldrán movidas.

Entonces, aunque la diferencia entre unas y otras no vaya a marcar los resultados de tus fotos cada vez, sí se puede decir que, hoy por hoy, en un combate cara a cara, las EVIL ganan la pelea a los puntos. El punto a tener en cuenta es que en los próximos años irán apareciendo muchas más EVIL y muy pocas reflex más, porque la tecnología de las cámaras sin espejo resulta más cómoda y, sobre todo, las marcas tienen una excusa para venderte un fantástico cacharro nuevo.

Y por si fuese poco, además, en las EVIL, puedes utilizar prácticamente todos los objetivos vintage del mercado. Lentes manuales pero con calidad y personalidad propia. Como ejemplo, la siguiente foto, hecha con la EOS R6 y un Minolta 58 1,2 que debe tener unos 45 años.

Si te ha interesado esto, es probable que te guste saber que tengo una serie de artículos para aprender fotografía.

Si lo que necesitas es contactar conmigo para contratarme, ya para SEO, fotografía o vídeo, puedes enviarme un correo electrónico a sergi@archerphoto.eu o un Signal, Whatsapp o Telegram al +34 644459753. También puedes encontrarme en Instagram: @Archerphoto.

Categorías
Aprender fotografía Consejos

Plano contrapicado: 5 cosas que debes saber y 5 fotos

Decir 5 cosas sobre el plano contrapicado que sean realmente importantes no debería ser muy difícil. Y sí, tengo fotos almacenadas que pueden ilustrar mis afirmaciones, así que empezaremos con ellas.

1. La definición de contrapicado de la RAE es imprecisa

El plano contrapicado, según la RAE, es la «toma que se realiza con la cámara inclinada de abajo arriba». Estos señores se dedican a la lengua, pero las cuestiones audiovisuales les deben parecer molestas. Los contrapicados son, en general los planos en los que la cámara se sitúa por debajo de la línea de los ojos y encuadra por encima de esta línea.

Veamos un ejemplo.

Contrapicado con una de las naves de Demetrio Ribes en el Parc Central de València.

Aquí evidentemente estamos en contrapicado. Encuadramos desde abajo hacia arriba. La cámara inclinada hacia arriba. Así está más claro, supongo.

2. Un plano contrapicado puede ayudarte a crear la impresión de unas piernas más largas

Y cuanto más bajemos, más se notará. Y si además, lo hacemos con un objetivo gran angular, el efecto aún será más espectacular. Ahora bien, si dejamos aire suficiente arriba y abajo, evitaremos una deformación excesiva de la forma de la modelo.

Un contrapicado con Gemma.

3. En inglés un plano contrapicado es un low-angle shot

Vale, podría poner la transcripción fonética o a alguien pronunciando esto pero os lo voy a ahorrar. Ya sabéis buscarlo en Google.

Un contrapicado de Bárbara Isabel en València, por Archerphoto, fotógrafo profesional para books y otras imágenes
Bárbara Isabel en València.

4. Mostrar el suelo puede resultar muy positivo

Con agacharte un poco y mostrar un poco del suelo puedes conseguir un poco de espectacularidad. No es preciso que te arrastres como si fueses una culebra, pero si es lo que te gusta, adelante.

Plano contrapicado de Bratislava
El empedrado del centro de Bratislava.

5. Un contrapicado a veces nos hace ver las cosas de manera diferente

El cambio de perspectiva puede ayudarnos a conseguir contar una historia diferente con elementos muy cotidianos. Unos cables cualquiera pueden llamar la atención. O no.

Espero que te haya gustado este post sobre el plano contrapicado. Tengo un post más general sobre tipos de planos que puede que te interese. Si lo que quieres es contratarme para hacer fotos o vídeos, mi correo es sergi@archerphoto.eu y puedes contactar mediante un mensaje de Signal, Whatsapp o Telegram en el +34 644459753. También puedes encontrarme en Instagram como @Archerphoto.

Categorías
Aprender fotografía

Fotografía y elegancia: reflexiones sobre las imágenes

La relación entre fotografía y elegancia es una de las cuestiones que más me suelen preocupar. Cuando uno, ya en términos de marca personal, o en términos de aspiraciones creativas, está pensando en los resultados que quiere obtener, siempre encuentra esta cuestión. Hablaré un poco de esto e incorporaré algunas imágenes que me parecen elegantes para ilustrar este tema.

Nominalmente, a todo el mundo le gusta la elegancia. La RAE define elegante como «dotado de gracia, nobleza y sencillez» en su primera acepción. Hasta la cuarta y última no encontramos algo suficientemente preciso. «4. adj. Dicho de una cosa o de un lugar: Que revela distinción, refinamiento y buen gusto«. Esto, en realidad, nos pone en un brete, porque en vez de llevarnos a una definición, nos lleva a tres. A seis, si contásemos la primera acepción. Convendremos que usar la definición de la RAE no nos ayuda demasiado.

Flores, en Xeraco. Fotografía y elegancia.

Si saltamos a Wikipedia encontramos que parece haber una aceptación entre la sencillez en el número de elementos en un diseño y la elegancia, pero tampoco es realmente concluyente: la elegancia, dice, es el atributo de ser inusualmente bello y sencillo. Después, comenta la explicación de Hofstadter sobre que la definición de elegante depende del ámbito en el que nos movamos: no es lo mismo un teorema matemático elegante que en ingeniería o filosofía de la ciencia. Y desde luego, no es lo mismo que en fotografía.

Fotografía y elegancia

Desde mi punto de vista, la elegancia no es algo en lo que yo emplee mucho tiempo en definir, pero sí en intentar obtener. Es una especie de objetivo borroso. Un horizonte en un día de bruma. En general, para mí la elegancia no necesita estar vinculada necesariamente con el minimalismo pero sí con la transmisión del mensaje.

Nadia en Lisboa, por Archerphoto, fotógrafo profesional

Cuando hacemos una fotografía siempre contamos con diferentes opciones. La sensación que buscamos en el observador es, para mí, una manera instrumental de lograr la elegancia. Esto es, si nuestro objetivo es conseguir una imagen bella (y a la vez, funcional, claro) podemos acercarnos a la elegancia. Si estamos buscando causar, por ejemplo, deseo sexual, habitualmente, nos estaremos alejando. Pero eso es una cuestión discutible. Si nuestro objetivo es la belleza, pero vamos a utilizar el sexo como paso intermedio (el delicado trayecto del arte erótico) es factible alcanzar la elegancia, pero, como se cita en Mateo 22:14 y yo repito a menudo «muchos son los llamados y pocos los elegidos». En esta línea, por ejemplo, admiro mucho más a Newton y Von Unwerth que a Terry Richardson. Mucho más a Man Ray que a Sgura.

Carmen, post sobre elegancia, por Archerphoto, fotógrafo València

Elegancia, belleza y problemas

En general, el problema principal que afrontaremos para definir la elegancia es que la belleza suele considerarse como una cuestión subjetiva y variable. Así, si la parte clave de nuestra definición es mutable, es complicado establecer una norma general para acotarla correctamente. Las definiciones de belleza, partiendo de Tomás de Aquino, por ejemplo, que tiene una muy sencilla, es aquello de agrada a la vista (quae visa placet) pero es, tal vez, una aproximación demasiado vaga para lo que necesitaríamos.

En mis términos, la elegancia es una cuestión que tiene que ver para la mayoría de la gente con determinadas referencias culturales que consideramos que tienen ese valor y no realmente una reflexión interna sobre las características de una obra en particular. Esto es, consideraremos elegantes que se aproximan a los cánones que hemos adquirido culturalmente como tales.

En mi caso, intento llevar mi propio camino, pero reconozco que es extremadamente complicado llevar a cabo una explicación adecuada de qué procesos mentales me llevan a una u otra sensación de elegancia. En mi caso tiene mucho que ver con una sensación de orden, tal vez incluso de paz. Pero seguiré intentando hacer fotos elegantes hasta que consiga elaborar alguna fórmula comprensible.

Soy Sergi Albir. Soy fotógrafo profesional e intento combinar, siempre que puedo, fotografía y elegancia. Si necesitas contactar conmigo, mi correo es sergi@archerphoto.eu y puedes enviarme Whatsapp o Instagram al +34 644459753. Trabajo en València y en muchos otros sitios. También puedes encontrarme en Instagram: @Archerphoto. Aunque este post no sea exactamente un tema sobre el que daría una clase, lo he clasificado dentro de mi categoría de Aprender fotografía. Tal vez porque sea una asignatura pendiente.

Carmen, 2016, fotografía y elegancia. fotografía sensual y elegante

Categorías
Aprender fotografía

Fotografía útil: Imágenes con recompensa

Como hoy en día llevamos siempre la cámara del móvil encima hacemos muchas más fotos de las necesarias. Hay muchas de ellas que son creativas, divertidas o curiosas, pero solo un porcentaje pequeño de ellas son útiles.

¿Cuál es la fotografía útil? ¿Qué imágenes tienen realmente razón para perdurar? En realidad, hay dos motivos básicos: función instrumental (sirve para algo) y función emocional (nos gusta y no necesitamos más razón). Dentro de la función instrumental podríamos dividir, por ejemplo, entre función exclusivamente documental (sirven exclusivamente para retener una información, como una lista de la compra, un coche que nos gusta para enseñárselo a alguien, una gotera en una pared para que la vea el albañil. La idea es que no se enseñen al público), y una función de difusión pública (podrán emplearse para alguna difusión a un público, más o menos limitado, pero están destinadas a que diversas personas las observen).

Así, cuando aspiremos a que nuestras fotografías tengan una difusión pública querremos algo. Siempre queremos algo. ¿Qué queremos en realidad? Si lo que estamos buscando es captar un momento de nuestra vida, hay determinados aspectos que querremos mostrar y otros que no, así que hay detalles que no nos van a preocupar. Pero si, en una de estas fotos que hemos decidido que va a difundirse, lo que queremos es, por ejemplo, vender nuestro antiguo coche, tendremos que conseguir una imagen que, por una parte, sea atractiva y por la otra, sea informativa. Así que probablemente querremos colocar el coche en un lugar en el que el fondo no distraiga la atención, querremos que el coche esté limpio, querremos que se vea que no tiene golpes ni rascones (vamos a suponer que tu coche está muy bien y eres perfectamente honrado). Querremos que la foto tenga el ángulo correcto para que el coche se aprecie bien. Pero, además, tendremos una estrategia.

Estrategia y fotografía útil

Seguiré con el ejemplo del coche. Si bien una fotografía será el principal reclamo del anuncio de un coche, nadie piensa en que sea solamente UNA fotografía, sino que querremos que haya varias. ¿Todos los ángulos del coche? ¿Han de ser todos planos que se vean el coche completo? ¿Todas exteriores, o unas cuántas interiores? Es evidente que si queremos contar cómo es el coche debemos tener el concepto de qué es más importante y qué menos. Y si tenemos un límite de fotografías. Y si van a aparecer en un tamaño muy grande o no.

ratón y teclado con retroiluminación, fotografía útil, fotografía para empresas, Archerphoto, fotógrafo en València

Hay muchas ocasiones que una buena estrategia contribuirá tanto o más que nuestra capacidad técnica o la calidad del móvil que tengamos. Es uno de los factores más importantes: seleccionar qué queremos y cómo lo vamos a hacer de manera adecuada a los elementos y capacidades que tenemos a nuestra disposición.

Algunas preguntas útiles para saber si podemos realizar con éxito una fotografía útil:

  • ¿Qué tamaño debe tener la fotografía final?
  • ¿Tenemos luz suficiente?
  • ¿Necesitamos modificar alguna cosa en la fotografía?
  • ¿Tenemos un programa que haga lo que necesitamos para editar la imagen?
  • ¿Vamos a emplearla una sola vez, o queremos que sea una parte importante de nuestro trabajo?
  • ¿Cuánto tiempo queremos dedicarle a conseguir un buen resultado?
  • ¿Sabemos si realmente tenemos los medios técnicos (cámara, objetivo, luz, fondos) para realizar lo que queremos hacer?

Por eso es importante que, según cuales sean nuestros fines, decidamos tomar una de las dos opciones: mejorar nuestras capacidades fotográficas (aprender fotografía, ya lo advierto, es más importante que gastar dinero comprando cámaras) o contratar un fotógrafo profesional (esto es, contratar un fotógrafo profesional, no a alguien que tiene una cámara que nos ha parecido buena y que no tiene la imagen como profesión).

En estos tiempos en los que cada vez más se está haciendo un esfuerzo por crear marca personal, la importancia de la fotografía es indudablemente creciente. Nuestros esfuerzos en esta línea deben ser eficientes.

Me llamo Sergi Albir, soy fotógrafo profesional en València (pero procuro viajar donde sea necesario). Si necesitas contactar conmigo, puedes enviarme un correo a sergi@archerphoto.eu o un Whatsapp, Signal o Telegram al +34 644459753. Y si me quieres seguir en Instagram, @archerphoto.

Categorías
Aprender fotografía

¿Qué es el bokeh y a quién le importa?

A casi todo el mundo le gusta la fotografía, pero algunos conceptos les resultan ajenos. El término bokeh es uno de ellos. Es una palabra japonesa (ボケ) que se refiere al desenfoque. La definición de bokeh es «la calidad de las áreas desenfocadas de una lente en particular».

Bokeh, desenfoque y negatividad

Y, aunque en castellano «desenfoque» suene como algo negativo, en realidad, el bokeh es fantástico porque nos permite, en situaciones de foco selectivo, dejar una parte -habitualmente pequeña- de la foto enfocada y el resto con una definición menor. Esto se consigue controlando la apertura de la lente: cuanta más apertura, más campo desenfocado y, por ello, más destaca la parte que tengamos enfocada. Esto resulta más sencillo cuanto más luminosa sea la lente, y claro, las focales fijas son más luminosas. Al desenfocar el fondo, las fuentes de luz también se perciben de manera diferente, con un cierto astigmatismo. Pero no todos los objetivos ofrecen el mismo resultado, e incluso puedes conseguir efectos interesantes con formas de los focos de luz.

El bokeh tiende a dar un aspecto interesante a cualquier cosa: el suelo mojado, por ejemplo.

Móviles que posturean y lentes auténticas

Algunas aplicaciones de móvil tienen filtros que simulan el bokeh, pero en la mayoría de los casos el resultado es mediocre. Cierto es que puede epatar a legiones de palmeros en Instagram, pero habitualmente es un recurso cutre. Con todo, hay quien no distingue nada y quien, directamente, prefiere ignorar la realidad y justificar lo bien que hace las cosas su teléfono porque le ha costado 1200 euros.

Hoja en el suelo con enfoque selectivo, fotografo profesional Archerphoto
Hoja en

En realidad, una DSLR o mirrorless cualquiera puede ofrecer un fantástico bokeh, pero para eso necesitaremos la lente adecuada. Con un humilde 50mm 1,8 ya puedes empezar a hacer cosas. En general, podrás conseguir un bokeh adecuado con la mayoría de las lentes. Mi 24-105 F4 de Canon, por ejemplo, ofrece un resultado espectacular. Y hasta con lentes como el 28-80 3,5-5,6 que venía como objetivo estándar en las cámaras de hace 20 años puedes sacar partido y que hoy se puede conseguir por entre 20 y 40 euros. Solo hay que ponerlo a máxima apertura y que los siguientes elementos del fondo estén a una distancia suficiente.

Serpiente, bokeh, Archerphoto, fotografos València
Un ejemplo del resultado con el Canon 24-105 f4

Mi mejor bokeh suele salir de mi Rokkor 58mm 1,2 Minolta, que se fabricó aproximadamente en 1980. Es una pequeña maravilla que sin embargo no puedo usar con mi Canon actual, solamente con mi Samsung. Es una cuestión del diseño de cámara y objetivo, que pertenecen a sistemas distintos. Muchos fotógrafos usamos adaptadores, pero hay algunas opciones que no funcionan bien. Los objetivos con tanta apertura suelen ser muy caros, pero en este caso, al ser un objetivo manual pensado para un sistema que tiene muy poca presencia en el mercado, salió por un precio razonable.

Foco selectivo y uso creativo del bokeh

La gracia de usar el foco selectivo cuando el bokeh es bueno es que una situación cotidiana puede darte una foto con un cierto interés. Hay algunas que serán espectaculares y otras, como la del vaso, son un momento casual que retienes: el verano, el bar, el agua con hielo, la condensación sobre el vidrio, el interés centrado en ese vaso y el aburrimiento de la espera.

Un vaso en el Café del Negrito, en València, con mucho bokeh. Fotografía de Archerphoto
Una muestra del resultado del Rokkor 58 1,2:.

El bokeh, típicamente, se emplea para separar al sujeto del fondo: en retratos y books es un clásico tener a la persona enfocada y el fondo desenfocado: compositivamente hablando se trata de un recurso muy eficiente porque centra la atención. Por eso los móviles están incluyendo sistemas de inteligencia artificial que permiten simular este recurso. El hecho de que no lo puedan hacer ópticamente tiene que ver con el tamaño del sensor de los móviles: cuanto más pequeño es, menos bokeh tendrás, aunque la lente tenga mucha apertura. Así que en el móvil hay que hacer trampas, y las hacen con los procesadores que suelen llevar (ahora ya sabes en qué emplea el tiempo el octa-core que dicen que lleva tu móvil).

Susana y bokeh, Archerphoto, fotografos València
En este caso, un Canon 135 f2 a 3.2 de apertura nos aisla a Susana del fondo.

Como remate, voy a incluir una pequeña lista de objetivos que tengo o he tenido y en los que el bokeh me parece particularmente interesante. Es una reflexión totalmente personal y parcial porque depende de la montura que uso, de las cosas que he podido probar y de mi memoria. El comentario es con respecto al bokeh, y no con respecto al objetivo en general.

Aquí van unos cuantos:

  • Minolta Rokkor 58 F1,2
  • Canon 135 L F2
  • Canon 35 L F1,4
  • Canon 100 F2,8 Macro USM
  • Canon 300 F2,8 IS II
  • Sigma 35 F1,4
  • SuperTakumar 135 F2,8
  • Canon 50 F1,4
  • Zeiss Sonnar F4
  • Canon 100 F2
  • SuperTakumar 50 F1,4
  • Canon 85 F1,8

Si estás interesado en aprender fotografía, tengo una sección en esta web en la que incluyo algunos posts que he escrito al respecto. Probablemente comenzaré a dar clases en breve, así que si te interesa, puedes escribirme a sergi@archerphoto.eu comentándolo, así contactaré contigo. En un principio serán clases particulares online Si me quieres encontrar en Instagram, @Archerphoto.

Bolas de navidady espumillón mostrando el bokeh, Archerphoto, fotografos València

Categorías
Aprender fotografía

Las cuatro razones por las que soy fotógrafo digital

Aunque esto puede que suene a historia muuuuy vieja, yo empecé haciendo fotos en película. Lo digo así y no «fotografía analógica» porque me parece un término inexacto. Sigamos. Se habían hecho fotos así durante más de un siglo y yo estaba trabajando en una revista de informática, Jumping, cuando empezaron a comercializarse las primeras cámaras digitales. Habían salido algunas ya, pero en ese momento se popularizaban y nos llegaron algunas a la redacción. Mientras tanto, para cuestiones profesionales seguíamos trabajando en película, porque la resolución que ofrecían la mayoría de las cámaras digitales era insuficiente, el rango dinámico era muy justo y las digitales reflex andaban en pañales. Las excepciones no eran rentables para casi nadie y eran exclusivamente para osados pioneros.

Parc Central de València. Una foto con una cámara actual y una lente antigua pero muy buena.

Fotógrafo digital o fotógrafo de película

Explico todo esto porque fue en ese período en el que yo mismo pasé de ser un fotógrafo de película, o de carrete, a ser un fotógrafo digital. Enumerar las ventajas de las cámaras que entonces eran nuevas era parte de nuestro trabajo en la revista, claro, y años después, esto pasó a ser algo demasiado evidente: todo el mundo se había dado cuenta ya de que la nueva tecnología era mejor. Y después llegaron otros tiempos: hoy en día veo frecuentemente hipsters con cámaras antiguas porque le encuentran un encanto especial a la fotografía en película. Estos, junto a algunos fotógrafos que no han querido convertirse, son los grandes valedores de la fotografía en película, que es, salvo contadas excepciones, un nicho de nostálgicos, inadaptados y pretenciosos.

Las cuatro razones por las que soy fotógrafo digital - Archerphoto
Una foto realizada con una S40, lanzada en octubre de 2001.

Hay algunos profesionales de extremada pericia -especialmente cuando hablamos de Hollywood, directores de fotografía que trabajan en cine y tienen un ojo con el color que es muy infrecuente- que sí pueden decir eso de que «con los sistemas digitales no consiguen los resultados exactos que buscan». Pero estamos hablando de gente que se ha dedicado toda su vida a esos pequeños matices.

El Umbracle en el año 2000, en una foto realizada con la EOS 300 de carrete.

La primera razón: los resultados son inmediatos. Puedo ver si estoy haciendo un desastre o la cosa va más o menos bien. Con la fotografía en película me tocaba esperar una semana.

La segunda razón: los resultados son inmediatos. «Espera, eso ya lo has dicho». Sí, pero no. Cuando trabajo con una modelo, puedo enseñarle el resultado inmediatamente y conseguir mejoras en muchos aspectos. Pero no solo eso, también puedo hacerlo con la maquilladora o con un cliente si estamos cambiando la iluminación o moviendo objetos.

La tercera razón: el formato digital permite ser más rentable y aprender muchísimo más deprisa que el químico. Tanto por ver el resultado inmediato como por la libertad para la experimentación con cada una de las opciones que tenemos.

La cuarta razón: poder aprovechar nuevas tecnologías. Más velocidad, más almacenamiento, más rango dinámico, más sensibilidad, mejor autofoco, mejores flashes, compatibilidad con nuevas lentes, o, claro, grabar vídeo.

Pero las cámaras antiguas molan más…

El usuario normal y el fotógrafo profesional cuentan con herramientas mucho más accesibles para la gestión de imágenes de lo que se podía hacer en el momento álgido de la fotografía de película. Pero eso sí, lo estupendas que quedan las cámaras antiguas de película, espléndidamente diseñadas y estéticamente fabulosas, no son comparables con la mayoría de las cámaras actuales, con un diseño más utilitarista. He aquí la cuestión, que las cámaras más feas de película, las últimas, las que más tecnología llevaban, no son las que emplean los hipsters, que se conforman con una Yashica TL y un 50 1.8 que la mitad de las veces está rayado. Las Canon EOS 1n o las Nikon F6 no se ven entre los novatos, solo entre los profesionales que no han querido – o sabido- hacer la transición.

Doñana con Canon Explorer Series, foto de Archerphoto fotografo profesional, fotografía de naturaleza
En Doñana, en 2018.

Las cámaras de película necesitan precisamente eso, película para funcionar. Y el revelado de color no es un proceso que esté en la mano del usuario. Compras un carrete, que sí, pasa unos estrictos controles de calidad, lo metes en la cámara, disparas y después una fábrica procesa con sus propios ajustes, la película, para que tanto la tuya como la de un montón enorme de gente, salga lo mejor posible. Pero es un proceso industrial que se aplica indiscriminadamente, y no foto por foto, que es lo que harías tú con el ordenador. Amén de que, claro, es mucho más caro.

Un carrete de 36 fotos es normal que cueste unos 12 euros. Y el revelado con copias 10×15, por ejemplo, unos 18. Y podrían cobrarte portes, pero vamos a pensar que no, que tienes el laboratorio debajo de tu casa. Estamos hablando de unos 30 euros por 36 fotos. Que es probable, que en realidad, quieras escanear y procesar después, así que vas a tratarlas digitalmente, con lo que la ilusión de la fotografía en soporte de película vuelve a perderse.

Y al final…

Yo asumí hace tiempo que soy un fotógrafo digital. Aunque puntualmente quiera emplear algunas cámaras analógicas para trabajos concretos, el flujo general es digital. No he de negar el encanto de las cámaras antiguas porque, cuando puedo, compro alguna, por cuestiones estéticas. Pero el postureo de llevar una encima es algo que os aseguro que puedo ahorrarme.

Si quieres contratarme puedes mandar un mensaje al +34 644459753 por Whatsapp o Telegram, o un mail a sergi@archerphoto.eu. Si quieres insultarme puedes hacerlo en medio de la calle gritándome o escribiendo una novela en la que yo aparezca como personaje y tenga una muerte horrible. Para ver alguna de mis fotos recientes, echa un vistazo a mi galería. Si lo que quieres es ver mis fotos de Instagram, @Archerphoto.

A mí me encantan los cacharros antiguos. Pero los nuevos suelen funcionar mejor.
Categorías
Aprender fotografía

¿Sesión de fotos o sección de fotos? Solución inmediata

Una de las cuestiones que me fascina es que, a pesar de que sea una palabra muy sencilla, la diferente pronunciación del español por todo el mundo hace que alguna gente tenga la duda entre si es una sesión de fotos o una sección de fotos. Evidentemente, una sesión de fotos es un período de tiempo en el que hacemos fotos, de manera que la solución es evidente: la respuesta correcta es sesión de fotos, o sesión fotográfica.

También hay gente que escribe seción, pero esto es simplemente un error ortográfico, ya que no se trata de una palabra real, y simplemente se confunde la segunda «s» con una «c» y así se transcribe. Tampoco existen secion, seccion o sesion (las mismas palabras mencionadas anteriormente, pero sin tilde). Y finalmente, hay gente que escribe cesión, que sí es una palabra que existe pero tampoco encaja con lo que necesitamos.

Enlace al directorio general con info sobre books y modelos.

Para dejar claro este tema podemos acudir al Diccionario de la Real Academia. Los ingleses y americanos, por ejemplo, no tienen una autoridad clara que explique estas cosas y tienen una lengua, por ello, mucho más dinámica, pero menos formal.

Fotógrafo: Archerphoto. Modelo: Cintia Grau

¿Sesión de fotos o sección de fotos?

Para confirmar lo anteriormente dicho, cuando buscamos sesión en la web de la Real Academia Española, encontramos las siguientes definiciones:

sesión

Del lat. tardío sessio, -ōnis ‘audiencia, conferencia’.

  1. f. Espacio de tiempo ocupado por una actividad. Sesión de trabajo, de quimioterapia.
  2. f. Cada una de las juntas de un concilio, congreso u otra corporación.
  3. f. Conferencia o consulta entre varios para determinar algo.
  4. f. Cada una de las funciones de cine, teatro u otro espectáculo, que se celebran, a distintas horas, en unmismo día.
  5. f. p. us. Acción y efecto de sentarse.

De la misma manera, podemos buscar sección en el diccionario.

sección

Del lat. sectio, -ōnis.

  1. f. Separación que se hace en un cuerpo sólido con un instrumento o algo cortante.
  2. f. Cada una de las partes en que se divide o considera dividido un objeto, un conjunto de objetos, una empresa, una organización, etc. Sección de relaciones públicas, de perfumería.
  3. f. En los medios de comunicación, espacio que se reserva para un tema determinado. Sección de deportes, de economía.
  4. f. Cada uno de los grupos en que se divide o considera dividido un conjunto de personas.
  5. f. Dibujo del perfil o figura que resultaría si se cortara un terreno, edificio, máquina, etc., por un plano, con objeto de dar a conocer su estructura o su disposición interior.
  6. f. Geom. Figura que resulta de la intersección de una superficie o un sólido con otra superficie.
  7. f. Mil. Pequeña unidad homogénea, que forma parte de una compañía o de un escuadrón.
  8. f. Arg. y Ur. sesión (‖ función de cine o teatro). Sección vermú.
  9. f. Arg. p. us. Cada una de las partes, actos o piezas independientes que integraban una función teatral.

cesión

Del lat. cessio, -ōnis.

  1. f. Renuncia de algo, posesión, acción o derecho, que alguien hace a favor de otra persona.
  2. f. Dep. Pase del balón a corta distancia.

Así, ya hemos visto que la grafía correcta no es cesión, sección, ni por supuesto seción, ceción o cección (palabras que no existen en castellano en 2021), sino sesión de fotos o sesión fotográfica.

Si tienes interés en una sesión de fotos o un book de fotos, yo suelo trabajar en València, España, aunque suelo desplazarme por el resto de Europa cuando puedo. De momento, no puedo visitar América. Para contratarme, puedes enviar un mensaje al +34644459753 por Whatsapp o Telegram o también (y es mejor) un correo electrónico a sergi@archerphoto.eu. Puedes seguirme en Instagram como @archerphoto.

Y aquí tienes más información sobre los books que realizo: books para modelos y books para particulares.

¿Sesión de fotos o sección de fotos?  Ana en su sesión de fotos en el estudio de València de Archerphoto.
Patricia en una sesión de fotos en València por Archerphoto, fotógrafo profesional