¿Qué es el bokeh y a quién le importa?

Tiempo de lectura: 5 minutos

A casi todo el mundo le gusta la fotografía, pero algunos conceptos les resultan ajenos. El término bokeh es uno de ellos. Es una palabra japonesa (ボケ) que se refiere al desenfoque. La definición de bokeh es «la calidad de las áreas desenfocadas de una lente en particular».

Bokeh, desenfoque y negatividad

Y, aunque en castellano «desenfoque» suene como algo negativo, en realidad, el bokeh es fantástico porque nos permite, en situaciones de foco selectivo, dejar una parte -habitualmente pequeña- de la foto enfocada y el resto con una definición menor. Esto se consigue controlando la apertura de la lente: cuanta más apertura, más campo desenfocado y, por ello, más destaca la parte que tengamos enfocada. Esto resulta más sencillo cuanto más luminosa sea la lente, y claro, las focales fijas son más luminosas. Al desenfocar el fondo, las fuentes de luz también se perciben de manera diferente, con un cierto astigmatismo. Pero no todos los objetivos ofrecen el mismo resultado, e incluso puedes conseguir efectos interesantes con formas de los focos de luz.

El bokeh tiende a dar un aspecto interesante a cualquier cosa: el suelo mojado, por ejemplo.

Móviles que posturean y lentes auténticas

Algunas aplicaciones de móvil tienen filtros que simulan el bokeh, pero en la mayoría de los casos el resultado es mediocre. Cierto es que puede epatar a legiones de palmeros en Instagram, pero habitualmente es un recurso cutre. Con todo, hay quien no distingue nada y quien, directamente, prefiere ignorar la realidad y justificar lo bien que hace las cosas su teléfono porque le ha costado 1200 euros.

Hoja en el suelo con enfoque selectivo, fotografo profesional Archerphoto
Hoja en

En realidad, una DSLR o mirrorless cualquiera puede ofrecer un fantástico bokeh, pero para eso necesitaremos la lente adecuada. Con un humilde 50mm 1,8 ya puedes empezar a hacer cosas. En general, podrás conseguir un bokeh adecuado con la mayoría de las lentes. Mi 24-105 F4 de Canon, por ejemplo, ofrece un resultado espectacular. Y hasta con lentes como el 28-80 3,5-5,6 que venía como objetivo estándar en las cámaras de hace 20 años puedes sacar partido y que hoy se puede conseguir por entre 20 y 40 euros. Solo hay que ponerlo a máxima apertura y que los siguientes elementos del fondo estén a una distancia suficiente.

Serpiente, bokeh, Archerphoto, fotografos València
Un ejemplo del resultado con el Canon 24-105 f4

Mi mejor bokeh suele salir de mi Rokkor 58mm 1,2 Minolta, que se fabricó aproximadamente en 1980. Es una pequeña maravilla que sin embargo no puedo usar con mi Canon actual, solamente con mi Samsung. Es una cuestión del diseño de cámara y objetivo, que pertenecen a sistemas distintos. Muchos fotógrafos usamos adaptadores, pero hay algunas opciones que no funcionan bien. Los objetivos con tanta apertura suelen ser muy caros, pero en este caso, al ser un objetivo manual pensado para un sistema que tiene muy poca presencia en el mercado, salió por un precio razonable.

Foco selectivo y uso creativo del bokeh

La gracia de usar el foco selectivo cuando el bokeh es bueno es que una situación cotidiana puede darte una foto con un cierto interés. Hay algunas que serán espectaculares y otras, como la del vaso, son un momento casual que retienes: el verano, el bar, el agua con hielo, la condensación sobre el vidrio, el interés centrado en ese vaso y el aburrimiento de la espera.

Un vaso en el Café del Negrito, en València, con mucho bokeh. Fotografía de Archerphoto
Una muestra del resultado del Rokkor 58 1,2:.

El bokeh, típicamente, se emplea para separar al sujeto del fondo: en retratos y books es un clásico tener a la persona enfocada y el fondo desenfocado: compositivamente hablando se trata de un recurso muy eficiente porque centra la atención. Por eso los móviles están incluyendo sistemas de inteligencia artificial que permiten simular este recurso. El hecho de que no lo puedan hacer ópticamente tiene que ver con el tamaño del sensor de los móviles: cuanto más pequeño es, menos bokeh tendrás, aunque la lente tenga mucha apertura. Así que en el móvil hay que hacer trampas, y las hacen con los procesadores que suelen llevar (ahora ya sabes en qué emplea el tiempo el octa-core que dicen que lleva tu móvil).

Susana y bokeh, Archerphoto, fotografos València
En este caso, un Canon 135 f2 a 3.2 de apertura nos aisla a Susana del fondo.

Como remate, voy a incluir una pequeña lista de objetivos que tengo o he tenido y en los que el bokeh me parece particularmente interesante. Es una reflexión totalmente personal y parcial porque depende de la montura que uso, de las cosas que he podido probar y de mi memoria. El comentario es con respecto al bokeh, y no con respecto al objetivo en general.

Aquí van unos cuantos:

  • Minolta Rokkor 58 F1,2
  • Canon 135 L F2
  • Canon 35 L F1,4
  • Canon 100 F2,8 Macro USM
  • Canon 300 F2,8 IS II
  • Sigma 35 F1,4
  • SuperTakumar 135 F2,8
  • Canon 50 F1,4
  • Zeiss Sonnar F4
  • Canon 100 F2
  • SuperTakumar 50 F1,4
  • Canon 85 F1,8

Si estás interesado en aprender fotografía, tengo una sección en esta web en la que incluyo algunos posts que he escrito al respecto. Probablemente comenzaré a dar clases en breve, así que si te interesa, puedes escribirme a sergi@archerphoto.eu comentándolo, así contactaré contigo. En un principio serán clases particulares online Si me quieres encontrar en Instagram, @Archerphoto.

Bolas de navidady espumillón mostrando el bokeh, Archerphoto, fotografos València

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *