Cómo actuar si te copian: protegiendo tus derechos en Internet

Crear contenido web tiene una cierta dificultad. Uno intenta ser original, escribir y subir fotos con el mejor resultado posible. Y de repente encuentra que las visitas a su web están bajando. Es extraño, parece que el contenido está bien, pero algunas de las páginas que mejor resultado tenían, dejan de atraer al público.

Imagen de Archerphoto de un cerrojo sobre un teclado para el post cómo actuar si te copian

Cómo actuar si te copian

Así que uno debe tomar medidas. La ley es poco efectiva en estos casos, así que aunque hablé con mi abogado al respecto, decidí tomar cartas en el asunto y es este el procedimiento que se suele hacer:

  1. Contactar con la página que ha copiado y solicitarle amistosamente que retire el contenido.
  2. Si el primer paso no tiene mucho éxito, se puede denunciar a Google que retire ese contenido del índice. No lo eliminará de su web pero dejará de aparecer en las búsquedas. Para eso este enlace es el adecuado: https://support.google.com/legal/troubleshooter/1114905

El enlace está en inglés y en mi caso no me preocupa mucho porque es un idioma en el que sí me expreso bien. En cualquier caso, te piden que les asegures que el contenido que denuncias que te han copiado lo has generado tú (y en mi caso es extremadamente fácil de comprobar por Google, que lo indexó años antes).

En realidad, existen algunas empresas con webs como Plagium o Copyscape que pueden echarte un cable con estas cosas, pero, si bien para imágenes sí que he trabajado con algunas, con textos todavía no lo he hecho, así que iré contando, más adelante, si he usado alguna.

En cualquier caso, habitualmente hago fotos y lo que me suelen robar es eso, imágenes. Por eso trabajo con Pixsy y recientemente Copytrack, aunque con esta última aún no he conseguido resultados efectivos.

Espero que te haya interesado este post sobre cómo actuar si te copian. Si lo que necesitas es contactar conmigo para fotos, guiones, textos o vídeos, puedes contactar conmigo en sergi@archerphoto.eu o con un Whatsapp o Telegram al +34 644459753.

Si quieres ver algunas fotos, te invito a que pases por mi galería de fotos recientes.

Fotografía de competiciones deportivas

Tener buenas fotografías en competición es una manera estupenda de tener el mejor recuerdo. Hoy en día mucha gente cuenta con cámaras avanzadas pero, en general, no se obtienen de ellas los resultados que consigue un profesional. Conceptos como apertura, velocidad, encuadre o momento son detalles que, como es lógico, se le escapan al aficionado como arena entre los dedos. En la fotografía de competiciones deportivas hay que tomar decisiones que para un profesional son prácticamente mecánicas pero que sin la experiencia necesaria, se fallan sistemáticamente.

Aprender o llamar a un profesional

¿Es rentable contratar un fotógrafo profesional? La respuesta es tramposa, claro. Depende. Si hablamos de una liga de fútbol en la que habrá muchos partidos, puntualmente se puede llamar a un profesional, pero es posible que si acude a muchos partidos y le dedicas horas, y compras el material adecuado, y trabajas después en casa escogiendo las fotos, reencuadrando, empleando los programas necesarios… Entonces es posible que tengas fotos buenas, con el extra de que las habrás hecho tú mismo y contarás la historia como quieras. Pero si no estás seguro de alguno de los factores anteriores o se trata de un evento particularmente importante, sí, quieres un fotógrafo profesional. Y si puede ser uno que sea muy bueno, mejor.

La fotografía de competiciones deportivas no es exactamente física cuántica. Ni se parece. Pero requiere saber lo que se hace, concentración y las herramientas adecuadas. En realidad, todo esto tiene poca importancia salvo por un detalle: el tiempo. Los fotógrafos aficionados no han dedicado anteriormente el tiempo suficiente a su técnica como para, cuando llegue el momento clave, reaccionar adecuadamente.

Olga Permina en el post de fotografía de competiciones deportivas de Archerphoto, fotógrafo profesional
Olga Permina en Castellón, en 2014.

Fotografía de competiciones deportivas

Si las fotos de ese evento deportivo en particular son realmente importantes para ti, contrata un fotógrafo. Si no lo haces, aquí van algunos consejos:

  • Dedica un buen rato a su cámara un par de días antes en un entorno similar, fotografiando cosas que se muevan a una velocidad suficiente en un lugar donde haya una luz parecida.
  • Prepara tu equipo cuidadosamente. Si tienes una cámara réflex, procura llevar un zoom largo (el 18-55 que viene con la mayoría de las cámaras es bastante poco práctico para esos eventos). Un 70-300 suele ser una buena opción. Con todo, los objetivos económicos suelen tener un autofoco lento. Ten paciencia.
  • Aprende como desconectar el flash de su cámara. No te servirá de nada a más de 10 metros, molestará a la gente, gastará más batería y confundirá a los programas automáticos que usa la cámara para escoger los parámetros adecuados.
  • Dispara mucho. Equivócate mil veces. Prueba. Y fíjate en los errores que comete (fíjate especialmente en la velocidad de obturación). El método de prueba y error te ayudará, a medio plazo, a mejorar.
  • Llévate una tarjeta muy grande. Hoy en día una SD de 64 GB le cuesta muy poco dinero y te permitirá disparar miles de fotos. Pásalas al ordenador y decide en la pantalla grande las que valen y las que no. No pierdas el tiempo escogiendo en la pantalla de la cámara porque te perderás la mayoría de los detalles del evento.
Sergio García en el post de fotografía de competiciones deportivas de Archerphoto, fotógrafo profesional
Sergio García, también en Castellón, en 2009.

Tanto si lo que necesitas es contratarme para hacer fotos como si lo que querrías es aprender cómo hacer esas fotos en clases particulares, puedes contactar conmigo: un correo electrónico a sergi@archerphoto.eu o un Whatsapp o Telegram al +34 644459753 y nos ponemos a trabajar.

Hay fotografías de todo tipo de eventos en mis galerías. Y puedes echar un vistazo a mi Instagram, donde hay otro tipo de imágenes: @Archerphoto.

Las cuatro razones por las que soy fotógrafo digital

Aunque esto puede que suene a historia muuuuy vieja, yo empecé haciendo fotos en película. Lo digo así y no «fotografía analógica» porque me parece un término inexacto. Sigamos. Se habían hecho fotos así durante más de un siglo y yo estaba trabajando en una revista de informática, Jumping, cuando empezaron a comercializarse las primeras cámaras digitales. Habían salido algunas ya, pero en ese momento se popularizaban y nos llegaron algunas a la redacción. Mientras tanto, para cuestiones profesionales seguíamos trabajando en película, porque la resolución que ofrecían la mayoría de las cámaras digitales era insuficiente, el rango dinámico era muy justo y las digitales reflex andaban en pañales. Las excepciones no eran rentables para casi nadie y eran exclusivamente para osados pioneros.

Parc Central de València. Una foto con una cámara actual y una lente antigua pero muy buena.

Fotógrafo digital o fotógrafo de película

Explico todo esto porque fue en ese período en el que yo mismo pasé de ser un fotógrafo de película, o de carrete, a ser un fotógrafo digital. Enumerar las ventajas de las cámaras que entonces eran nuevas era parte de nuestro trabajo en la revista, claro, y años después, esto pasó a ser algo demasiado evidente: todo el mundo se había dado cuenta ya de que la nueva tecnología era mejor. Y después llegaron otros tiempos: hoy en día veo frecuentemente hipsters con cámaras antiguas porque le encuentran un encanto especial a la fotografía en película. Estos, junto a algunos fotógrafos que no han querido convertirse, son los grandes valedores de la fotografía en película, que es, salvo contadas excepciones, un nicho de nostálgicos, inadaptados y pretenciosos.

Las cuatro razones por las que soy fotógrafo digital - Archerphoto
Una foto realizada con una S40, lanzada en octubre de 2001.

Hay algunos profesionales de extremada pericia -especialmente cuando hablamos de Hollywood, directores de fotografía que trabajan en cine y tienen un ojo con el color que es muy infrecuente- que sí pueden decir eso de que «con los sistemas digitales no consiguen los resultados exactos que buscan». Pero estamos hablando de gente que se ha dedicado toda su vida a esos pequeños matices.

El Umbracle en el año 2000, en una foto realizada con la EOS 300 de carrete.

La primera razón: los resultados son inmediatos. Puedo ver si estoy haciendo un desastre o la cosa va más o menos bien. Con la fotografía en película me tocaba esperar una semana.

La segunda razón: los resultados son inmediatos. «Espera, eso ya lo has dicho». Sí, pero no. Cuando trabajo con una modelo, puedo enseñarle el resultado inmediatamente y conseguir mejoras en muchos aspectos. Pero no solo eso, también puedo hacerlo con la maquilladora o con un cliente si estamos cambiando la iluminación o moviendo objetos.

La tercera razón: el formato digital permite ser más rentable y aprender muchísimo más deprisa que el químico. Tanto por ver el resultado inmediato como por la libertad para la experimentación con cada una de las opciones que tenemos.

La cuarta razón: poder aprovechar nuevas tecnologías. Más velocidad, más almacenamiento, más rango dinámico, más sensibilidad, mejor autofoco, mejores flashes, compatibilidad con nuevas lentes, o, claro, grabar vídeo.

Pero las cámaras antiguas molan más…

El usuario normal y el fotógrafo profesional cuentan con herramientas mucho más accesibles para la gestión de imágenes de lo que se podía hacer en el momento álgido de la fotografía de película. Pero eso sí, lo estupendas que quedan las cámaras antiguas de película, espléndidamente diseñadas y estéticamente fabulosas, no son comparables con la mayoría de las cámaras actuales, con un diseño más utilitarista. He aquí la cuestión, que las cámaras más feas de película, las últimas, las que más tecnología llevaban, no son las que emplean los hipsters, que se conforman con una Yashica TL y un 50 1.8 que la mitad de las veces está rayado. Las Canon EOS 1n o las Nikon F6 no se ven entre los novatos, solo entre los profesionales que no han querido – o sabido- hacer la transición.

Doñana con Canon Explorer Series, foto de Archerphoto fotografo profesional, fotografía de naturaleza
En Doñana, en 2018.

Las cámaras de película necesitan precisamente eso, película para funcionar. Y el revelado de color no es un proceso que esté en la mano del usuario. Compras un carrete, que sí, pasa unos estrictos controles de calidad, lo metes en la cámara, disparas y después una fábrica procesa con sus propios ajustes, la película, para que tanto la tuya como la de un montón enorme de gente, salga lo mejor posible. Pero es un proceso industrial que se aplica indiscriminadamente, y no foto por foto, que es lo que harías tú con el ordenador. Amén de que, claro, es mucho más caro.

Un carrete de 36 fotos es normal que cueste unos 12 euros. Y el revelado con copias 10×15, por ejemplo, unos 18. Y podrían cobrarte portes, pero vamos a pensar que no, que tienes el laboratorio debajo de tu casa. Estamos hablando de unos 30 euros por 36 fotos. Que es probable, que en realidad, quieras escanear y procesar después, así que vas a tratarlas digitalmente, con lo que la ilusión de la fotografía en soporte de película vuelve a perderse.

Y al final…

Yo asumí hace tiempo que soy un fotógrafo digital. Aunque puntualmente quiera emplear algunas cámaras analógicas para trabajos concretos, el flujo general es digital. No he de negar el encanto de las cámaras antiguas porque, cuando puedo, compro alguna, por cuestiones estéticas. Pero el postureo de llevar una encima es algo que os aseguro que puedo ahorrarme.

Si quieres contratarme puedes mandar un mensaje al +34 644459753 por Whatsapp o Telegram, o un mail a sergi@archerphoto.eu. Si quieres insultarme puedes hacerlo en medio de la calle gritándome o escribiendo una novela en la que yo aparezca como personaje y tenga una muerte horrible. Para ver alguna de mis fotos recientes, echa un vistazo a mi galería. Si lo que quieres es ver mis fotos de Instagram, @Archerphoto.

A mí me encantan los cacharros antiguos. Pero los nuevos suelen funcionar mejor.

Un par de retratos de Rebeca de 2015

He estado acabando un curso que me ha llevado muchísimo tiempo. Eso ha hecho que haya tenido que reducir muchísimo el número de sesiones realizadas, y ando tirando de archivo. Y por eso procesé un par de retratos de Rebeca de 2015. Fue una sesión muy larga y por eso había un montón de material sin procesar, pero que con un poco de trabajo se aprovecha. Aunque mucha gente dice que es fotógrafo profesional, mucha gente comete el error en alguna de las fases cruciales: la sesión, la selección o el procesado posterior. Estas fotos son buenas pero no eran esenciales para el book de Rebeca, así que se dejaron archivadas por si podrían procesarse en otro momento.

¿Cómo decidir las fotografías que deben ir en un book?

Si te contase esto, tendría que matarte. No, es broma. Es solamente que depende de factores muy diferentes, y casi todas requerirían que estuvieses mucho tiempo mirando fotos, equivocándote e incluso trabajando en diferentes ámbitos de la profesión. El criterio de lo que puede servir o no, es el criterio profesional del fotógrafo. Es muy sencillo que en una sesión larga de un fotógrafo amateur pudiesen aparecer fotos útiles para un book profesional. Pero en casi todos los casos, el amateur las pasará por alto porque no está trabajando para su cliente, sino que está realizando una actividad «artística» o un hobby.

Después está el típico caso de la influencer tirana. El otro día, andando por el Guggenheim, en Bilbao, escuchaba a una de ellas imponer al que parecía ser su novio… «Mira, ahí te he puesto unas fotos para que veas cómo las quiero», decía con tono autoritario mientras el resignado muchacho se distanciaba, móvil en mano, para ejecutar la foto. Este caso es en el que ella cree saber lo que le conviene y decide copiar a otra persona. Esto suele ser un error.

De hecho, recuerdo lo que decía algún famoso dibujante (no estoy seguro de si era John Buscema). Era algo así como «no imites el estilo de otra persona porque, salvo cuando tienes mucha experiencia, lo más probable es que lo primero que copies son sus fallos». En el caso de la influencer tirana, el criterio que ella cree tener está basado en su experiencia de los likes que obtiene en su cuenta de Instagram. Eso puede que sea útil, pero solo es un factor puntual y, desde luego, no tiene nada que ver con lo que podrías necesitar para un book de moda.

Fotografía de Archerphoto, fotógrafo en Valencia para el post Un par de retratos de Rebeca de 2015

En este caso que enseño un par de retratos de Rebeca de 2015, estas fotos no servirían para su book porque son demasiado artísticas, pero son interesantes para mostrar mi trabajo como fotógrafo y es por eso por lo que las colocamos aquí y no en su book de fotos.

Soy Sergi Albir, soy fotógrafo profesional y si quieres contactar conmigo me puedes enviar un Whatsapp o Telegram al +34 644459753 o un mail a sergi@archerphoto.eu Puedes encontrarme en Instagram en @archerphoto.

Más información y ejemplos de retratos.

¿Qué tienen en común Neymar, Eurovisión, Trump y el Mobile?

Foto para el post Neymar, Eurovisión, Trump y el Mobile, con una patata

Seamos francos: nada. Absolutamente nada. Pero si consiguiese hilar un titular con todos esos factores es casi seguro que conseguiría disparar el interés de una barbaridad de gente. Lo peor de todo es que no tengo fotos de nada de eso, así que pondré una imagen cualquiera… O no. En vez de eso pondré una foto de una patata que hice ayer y ya está. Tal vez debería haber titulado el post «¿Qué tienen que ver Neymar, Eurovisión, Trump y el Mobile y una patata?», pero hubiese sido dar demasiadas pistas.

Imagen de una patata para el post Neymar, Eurovisión, Trump y el Mobile
La patata en un momento de descanso de la sesión.

El tema está en que, en general cada vez es más difícil conseguir la atención de los internautas. Hubiese podido añadir algún otro concepto relacionado con algunos programas de televisión que detesto, pero su mera mención me molesta. Dicho esto, es factible que alguien me llame para trabajar en alguna cosa parecida. Es una especie de maldición que tengo, si declaro que algo no me gusta, me cae encima algún encargo relacionado con ese algo.

Volviendo a Neymar, Eurovisión, Trump y el Mobile: los escogí porque durante los pasados meses han focalizado una parte importante de la atención de los medios y del público. No como mi patata, que aún siendo una modelo excelente, extremadamente paciente (aunque no muy proactiva, todo hay que decirlo). Así que para compensar ambas cosas, he decidido colocarla a ella y a mi anuncio en un lugar preeminente durante unas horas en mi web. A decir verdad, mi idea era traer la Pera María Elena, pero no pude hacerme con sus servicios.

Sea como fuere, este es un post experimental bastante absurdo, pero espero que el número de Faemino y Cansado, que me parece épico, os compense por haber llegado aquí buscando la relación de todo esto, que evidentemente, solo era que dichos conceptos han acaparado nuestra atención durante los últimos meses.

Plantas y bokeh para el post Neymar, Eurovisión, Trump y el Mobile
Plantita en un parque que no tiene mucho que ver con nada.

Si lo que necesitas son fotos, me llamo Sergi Albir, soy fotógrafo profesional en València, Alicante, Madrid, Barcelona, Castellón y muchos otros sitios. Envíame un mensaje a sergi@archerphoto.eu y empezamos a trabajar hoy mismo. Si quieres ver algunas de mis últimas fotos, aquí hay un enlace a mi galería de imágenes recientes.

017 Teléfono de atención para la ciberseguridad

017 ciberseguridad en Internet

El pasado 11 de febrero de 2020 entraba en servicio el 017 teléfono de atención para la ciberseguridad en Internet. La idea básica es conseguir mejorar los conocimientos de la población general sobre este concepto, teniendo en cuenta el número creciente de amenazas que encontramos.

Si bien en esta web suelo tocar solamente temas de fotografía y posicionamiento web, me parece muy positivo que las autoridades inviertan, aunque sea un poco, en mejorar la formación de la población en ciberseguridad. El teléfono será gratuito y estará atendido por profesionales del INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad) en teoría los 365 días del año de 9 a 21 horas.

En realidad, el teléfono agrupará otros servicios que ya ofrecía el INCIBE, como el 900 116 117, que estaba especializado en la ciberseguridad de los menores pero el teléfono corto podrá facilitar la memorización del número, además de atender a la población adulta, que se encuentra también sujeta a riesgos de importantes.

La fecha elegida, el 11 de febrero, tiene su motivación al celebrarse el Día de Internet Segura.

017 teléfono de atención para la ciberseguridad

Soy Sergi Albir, fotógrafo profesional. No me dedico a la ciberseguridad, pero si estás interesado en mis fotos, puedes echar un vistazo a mi galería de imágenes recientes o echar un vistazo a los menús de esta web. Si quieres ver mi Instagram, es @archerphoto. Y recuerda: 017 teléfono de atención para la ciberseguridad

Retratos de 2015: mirando atrás

Retratos de 2015, Rebeca Quesada por Archerphoto

Lo de echar la vista atrás y rebuscar en el disco duro es un clásico para mí. En alguna ocasión me iba a poner a hacer una selección con algunos retratos de 2015, y este es un momento tan bueno, o tan malo, como cualquier otro.

Miquel Suay, diseñador de moda, en su tienda de València.

Lo más significativo de 2015 fue la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos. Se firmó el Acuerdo de París para la reducción de emisiones, pero no tuvo un efecto real, y bajaron en todo el mundo los precios de las materias primas. De las cosas más importantes para mí tal vez sería el hecho de que volví a la radio, pero desafortunadamente no fue un retorno muy largo ni tampoco muy lucrativo. Sin embargo, me divertí. Hice fotos allí y en más sitios, claro. Y algunas entrevistas interesantes: Miquel Suay, Sento Llobell y Salvador Bayarri.

Sento Llobell, autor de tebeos, en su estudio.

Diferentes retratos, diferentes técnicas

Como se ve en estas fotos, no soy una persona que esté extremadamente empeñada en utilizar siempre las mismas lentes, perspectivas o técnicas. Procuro componer bien el plano, cuidar la luz, mantener el interés y escoger alguna expresión que me guste. Dejando esto aparte, tengo pocas manías.

Fotografp Valencia retrato, retratos de 2015
Lydia

Vale, quizás sí, quizás la expresividad me interesa más en un retrato que cualquier otro aspecto, pero es porque resulta una herramienta clave para sugerir una historia.

María José xxx, de Scordae, en una actuación.
Antonio Jesús García compitiendo, retratos de 2015.
Antonio Jesús García compitiendo.
Salvador Bayarri en una de las presentaciones de La ciudad de las esferas.
Fernando Gómez Colomer, exjugador del Valencia CF, retratos de 2015 de Archerphoto, fotógrafo profesional.
Fernando Gómez Colomer, exjugador de fútbol.
Antonio Penadés en un evento de Acción Cívica, retratos de 2015 por Archerphoto, fotógrafos Valencia.
Antonio Penadés en un evento de Acción Cívica.
Nadia Alba, retratos de 2015, por Sergi Albir, fotografo profesional en Valencia.
Nadia Alba.

Si te han gustado estos retratos de 2015, puedes leer un poco más sobre lo importante que es tener buenas fotos o contactar inmediatamente conmigo. Un mensaje a sergi@archerphoto.eu o al +34 644459753 y puedes tener fotos esta misma semana. Suelo trabajar en València, España, pero me desplazo cuando hace falta. Si quieres seguirme en Instagram, soy @archerphoto.

Rebeca Quesada.
Carolina Otero and The Someone Elses.

Miquel Suay, Sento, Gloria de Pablo et al acción cívica 8 juny, 15 octubre salvador bayarri

Book trailer: Todo lo que olvidé

Imagen del rodaje del book trailer de Todo lo que olvidé

Mi contacto con el mundo editorial hace que produzca contenidos relacionados con este sector. Lo último ha sido el book trailer de «Todo lo que olvidé». El libro es la primera novela corta de Margarita Quesada, que ha sido editada por Boca Abajo Ediciones, de Eva Lucía Bayarri. No destriparé aquí la historia, pero evidentemente, cuando realizamos la producción nos ocupamos de que las imágenes encajasen con el concepto creado por Quesada. Pero, como habéis notado, no queríamos que el contenido audiovisual desvelase la trama, sino simplemente que sugiriese aspectos que mantuviesen alguna conexión con la línea argumental.

Imagen del rodaje del book trailer de Todo lo que olvidé, de Sergi Albir, Archerphoto.

Produciendo el book trailer

Aunque el libro se lee de un tirón, el book trailer es más onírico, menos claro. Tuve la suerte de que algunas de las cosas que quería emplear estaban disponibles en el Museo de Ciencias Naturales de València, donde habíamos realizado recientemente Hispacón 2019. Eso permitió mantener los costes razonables, aunque hubo que rodar más metraje y también incorporar material de archivo. Estuvimos rodando con mi pequeña Samsung NX500 que resulta bastante cómoda. Después toco hacer un montaje y meter algunos efectos adecuados.

Y después estaba el tema del sonido: hacía años que Tony Doménech y yo nos conocemos y queríamos colaborar de nuevo. Así que él creó una banda sonora que suena totalmente a cine para el book trailer de Todo lo que olvidé. Lo mejor de todo es que si tienes un buen nivel de solfeo, puedes aprender a hacer cosas en esa línea. En Youtube lo encuentras como Count Blisset, y puedes pasar por su web sobre teoría musical, armonías, voicings y todas esas cosas. Una vez la música estaba acabada, hicimos un par de versiones de las locuciones, una con mi voz y otra con la de Eva, que es la que finalmente usaremos mayoritariamente. Tocó ajustar un poco los niveles y, bueno, presentar en una librería relativamente nueva en València, Imperio de libros.

Finalmente, una curiosidad. A menudo trastoco lo de book trailer y lo cambio por trailer book. No me preguntéis, porque no sé explicarlo bien. Bueno, ni bien, ni mal, no sé explicarlo.

Imagen perteneciente al rodaje del book trailer de Todo lo que olvidé, por Archerphoto, fotografía en València.

La idea es ir produciendo más contenidos para editoriales, así que espero que haya más book trailers en los próximos meses. Si necesitas contactar conmigo, mi correo es sergi@archerphoto.eu y también suelo ser receptivo a mensajes en el +34 644459753.

Si quieres comprar el libro, aquí tenéis el enlace directo.

Y adicionalmente, si queréis escuchar la música por separado, Tony ha colgado un vídeo con la partitura y la banda sonora sin voz.

Un helado en el suelo en Maguncia

un helado en el suelo en Maguncia, por Archerphoto, fotógrafo profesional

El hecho de hacer un post basado en un par de fotos, parecidas, para agravar la cuestión, de un helado en el suelo en Maguncia, es algo marciano. Pero bueno, teniendo en cuenta que es la web de un fotógrafo que tiene que ir contando sus cosas, no es tan raro. Eso sí, hilar el tema del helado con los motivos de contratar mis servicios creo que va a ser complicado. No creo que entre mis lectores haya empresas dedicadas a arrojar helados al suelo, ni siquiera en otras ciudades como, no sé, Zaragoza o Birmingham.

un helado en el suelo en Maguncia, foto de Archerphoto, fotografos Valencia

Esta foto la hice poniendo la cámara en el suelo mientras unos cuantos alemanes me miraban un poco raro, pero, por supuesto, en silencio. En realidad, no me molestaba demasiado, y estaba la mar de entretenido con mi Samsung NX500 y el objetivo que venía de serie, un 16-50 con estabilizador. Lo comento porque a menudo la gente llama «pisapapeles» a los objetivos que vienen de serie con las cámaras, y, en general, es una denominación estrictamente injusta. El objetivo que las marcas colocan en las cámaras como estándar es económico, pero fantástico en términos de calidad-precio. Pero el fotógrafo novato suele ser arrogante y atribuir al objetivo la diferencia entre el resultado que quiere y lo que consigue en los primeros días.

un helado en el suelo en Maguncia, por Archerphoto, fotógrafo profesional

A menudo, con el objetivo más lamentable del mundo (que, con todo, no dejará de ser una cuidada pieza de ingeniería) podremos hacer fotografías interesantes. Pero los foros están llenos de comentarios en los que se habla de la insuficiencia de la lente. Estos comentarios los suele hacer algún usuario que se ha comprado una cámara carísima y objetivos en la misma línea y después tiene apenas un par de fotos: una de una margarita y otra de un perro.

Es mejor hacer fotos antes de hablar

Así, yo suelo recomendar a cualquiera que, antes de llamar pisapapeles a un objetivo, haga suficientes fotos como para llegar, él mismo, a la conclusión de qué parte está haciendo menos de lo que le corresponde, si el objetivo, o el fotógrafo.

Soy Sergi Albir. Soy fotógrafo profesional y acabo de hacer un post sobre un helado en el suelo en Maguncia. Si aún así estás dispuesto a contratarme, un mensaje de Whatsapp o Telegram al +34 644459753 o un mail a sergi@archerphoto.eu y nos ponemos a trabajar. Si quieres seguirme en Instagram, soy @Archerphoto.