Categorías
Tecnología

Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hay veces que uno se lía de trabajo hasta la cabeza y de repente no hay manera humana de conseguir que las cosas funcionen, así que a medias entre recordatorio, explicación y queja dejo este Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas para recordar estos días de octubre.

Interior de una tarjeta gráfica Nvidia, por Archerphoto, fotógrafo profesional València

Hace muchos, muchos años, debía ser 2012, compré un flamante monitor de Dell, un Ultrasharp U2711, un monitor especial para fotografía y diseño gráfico que me costó, no recuerdo la cifra exacta, algo más de 600 €. Es evidente que no esperaba que me durase toda la vida, pero hace unas semanas empezó a hacer algo de flickering (parpadeo) y algunos cambios de color. Finalmente a finales de septiembre de 2021 dejó de mostrar imagen. El tema es que yo llamé a Dell porque estaba contento de trabajar con ese monitor, pero me dijeron que «no tenían piezas para un monitor tan antiguo». Su servicio técnico pasaba de mi monitor, de mí y de mi vida. Solo cuando les pregunté si me ofrecían algún descuento me propusieron un descuento.

Una vez que escogí el monitor que quería, me comunicaron que no me harían el descuento mencionado porque ya tenía descuento. Así que Dell perdió un cliente que les había comprado cosas nuevas y de segunda mano por un mal servicio postventa y un peor servicio de atención al cliente.

Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas. Monitor Dell u2711 Ultrasharp.

Enfrentando el problema

Me compré un LG 4K y al cabo de tres días mi tarjeta gráfica, una Gigabyte Nvidia GTX 960 de 2015, renunció a seguir funcionando en 4K. «A mí no me ficharon para esto, más allá de 2560×1440 es demasiada faena para mí», debió pensar y ya no trabaja para mí (ni en 4K ni en ninguna resolución). Saqué una viejísima Nvidia 625 hasta que llegue un remedio más digno.

Interior de una tarjeta gráfica Nvidia, por Archerphoto, fotógrafo profesional

Cuando he hablado con Gigabyte no me han ofrecido, tampoco, una buena solución. De hecho, ni siquiera proponen puntos de recogida del material. Es difícil hacer un cliente, pero a muchas de las grandes marcas parece no importarles mantenerlos. Y por supuesto, no facilitan la reparación de sus productos, lo que resulta francamente molesto y, por supuesto, ecológicamente irresponsable.

Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas

La obsolescencia programada y las malas prácticas probablemente acabarán haciendo a muchas de estas empresas pagar estos errores. Es momento de que los consumidores exijan responsabilidad a sus proveedores. De hecho, ya hay nuevas leyes de consumo en esta línea, pero muchas de las empresas solo las aplican cuando es estrictamente obligatorio.

En cualquier caso, la serie de catastróficas desdichas acontecidas a mi equipo informático serían excusa para una parte de mis demoras subiendo material nuevo. Pero hay más factores afectando el caos de mi vida diaria. Hay algunos contenidos que estoy haciendo que no se mostrarán aquí, sino en las webs y formatos propios de los clientes.

Tarjeta Windforce Geforce 960 de Gigabyte. Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas

Soy Sergi Albir, soy fotógrafo profesional en València. Si necesitas uno, puedes contactar conmigo en sergi@archerphoto.eu, con un Whatsapp al +34 644459753. Puedes echar un vistazo a mi Instagram: @Archerphoto . Si solo quieres mostrar solidaridad pero no necesitas de mis servicios puedes compartir el enlace a este post en tus redes sociales.

Resumen
Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas
Nombre del artículo
Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas
Descripción
Problemas con tecnología que se estropea y empresas que no responden: Dell, Gigabyte, dramas personales y excusas. Ejemplos de mala atención y mala gestión a largo plazo.
Autor
Publisher Name
Archerphoto
Publisher Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *