Categorías
Aprender fotografía

Fotografía y elegancia: reflexiones sobre las imágenes

Tiempo de lectura: 4 minutos

La relación entre fotografía y elegancia es una de las cuestiones que más me suelen preocupar. Cuando uno, ya en términos de marca personal, o en términos de aspiraciones creativas, está pensando en los resultados que quiere obtener, siempre encuentra esta cuestión. Hablaré un poco de esto e incorporaré algunas imágenes que me parecen elegantes para ilustrar este tema.

Nominalmente, a todo el mundo le gusta la elegancia. La RAE define elegante como «dotado de gracia, nobleza y sencillez» en su primera acepción. Hasta la cuarta y última no encontramos algo suficientemente preciso. «4. adj. Dicho de una cosa o de un lugar: Que revela distinción, refinamiento y buen gusto«. Esto, en realidad, nos pone en un brete, porque en vez de llevarnos a una definición, nos lleva a tres. A seis, si contásemos la primera acepción. Convendremos que usar la definición de la RAE no nos ayuda demasiado.

Flores, en Xeraco. Fotografía y elegancia.

Si saltamos a Wikipedia encontramos que parece haber una aceptación entre la sencillez en el número de elementos en un diseño y la elegancia, pero tampoco es realmente concluyente: la elegancia, dice, es el atributo de ser inusualmente bello y sencillo. Después, comenta la explicación de Hofstadter sobre que la definición de elegante depende del ámbito en el que nos movamos: no es lo mismo un teorema matemático elegante que en ingeniería o filosofía de la ciencia. Y desde luego, no es lo mismo que en fotografía.

Fotografía y elegancia

Desde mi punto de vista, la elegancia no es algo en lo que yo emplee mucho tiempo en definir, pero sí en intentar obtener. Es una especie de objetivo borroso. Un horizonte en un día de bruma. En general, para mí la elegancia no necesita estar vinculada necesariamente con el minimalismo pero sí con la transmisión del mensaje.

Nadia en Lisboa, por Archerphoto, fotógrafo profesional

Cuando hacemos una fotografía siempre contamos con diferentes opciones. La sensación que buscamos en el observador es, para mí, una manera instrumental de lograr la elegancia. Esto es, si nuestro objetivo es conseguir una imagen bella (y a la vez, funcional, claro) podemos acercarnos a la elegancia. Si estamos buscando causar, por ejemplo, deseo sexual, habitualmente, nos estaremos alejando. Pero eso es una cuestión discutible. Si nuestro objetivo es la belleza, pero vamos a utilizar el sexo como paso intermedio (el delicado trayecto del arte erótico) es factible alcanzar la elegancia, pero, como se cita en Mateo 22:14 y yo repito a menudo «muchos son los llamados y pocos los elegidos». En esta línea, por ejemplo, admiro mucho más a Newton y Von Unwerth que a Terry Richardson. Mucho más a Man Ray que a Sgura.

Carmen, post sobre elegancia, por Archerphoto, fotógrafo València

Elegancia, belleza y problemas

En general, el problema principal que afrontaremos para definir la elegancia es que la belleza suele considerarse como una cuestión subjetiva y variable. Así, si la parte clave de nuestra definición es mutable, es complicado establecer una norma general para acotarla correctamente. Las definiciones de belleza, partiendo de Tomás de Aquino, por ejemplo, que tiene una muy sencilla, es aquello de agrada a la vista (quae visa placet) pero es, tal vez, una aproximación demasiado vaga para lo que necesitaríamos.

En mis términos, la elegancia es una cuestión que tiene que ver para la mayoría de la gente con determinadas referencias culturales que consideramos que tienen ese valor y no realmente una reflexión interna sobre las características de una obra en particular. Esto es, consideraremos elegantes que se aproximan a los cánones que hemos adquirido culturalmente como tales.

En mi caso, intento llevar mi propio camino, pero reconozco que es extremadamente complicado llevar a cabo una explicación adecuada de qué procesos mentales me llevan a una u otra sensación de elegancia. En mi caso tiene mucho que ver con una sensación de orden, tal vez incluso de paz. Pero seguiré intentando hacer fotos elegantes hasta que consiga elaborar alguna fórmula comprensible.

Soy Sergi Albir. Soy fotógrafo profesional e intento combinar, siempre que puedo, fotografía y elegancia. Si necesitas contactar conmigo, mi correo es sergi@archerphoto.eu y puedes enviarme Whatsapp o Instagram al +34 644459753. Trabajo en València y en muchos otros sitios. También puedes encontrarme en Instagram: @Archerphoto. Aunque este post no sea exactamente un tema sobre el que daría una clase, lo he clasificado dentro de mi categoría de Aprender fotografía. Tal vez porque sea una asignatura pendiente.

Carmen, 2016, fotografía y elegancia. fotografía sensual y elegante

Resumen
Fotografía y elegancia: reflexiones sobre las imágenes
Nombre del artículo
Fotografía y elegancia: reflexiones sobre las imágenes
Descripción
Una pequeña reflexión sobre fotografía y elegancia tal y como la veo yo. Y añado algunas fotos que considero que están en esa línea.
Autor
Publisher Name
Archerphoto
Publisher Logo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *