La Ciudad de las Ciencias

La Ciudad de las Ciencias: un proyecto enorme

La Ciudad de las Ciencias de Valencia es un proyecto faraónico que se concibió inicialmente por la administración socialista de la Generalitat Valenciana, y que fue muy criticado por la oposición del PP por ser un auténtico despilfarro fue adoptado posteriormente como propio por Zaplana y Camps. Tanto el proyecto como la idea de despilfarrar y malograr recursos. Concebida por Calatrava, un arquitecto tan famoso como polémico, el aspecto futurista del conjunto arquitectónico constituye la tarjeta de presentación actual de la Comunidad Valenciana. Constituye un auténtico imán para los turistas. Medio planeta ha visto las enormes construcciones, y casi todos los arquitectos a los que les puedas preguntar son capaces de escupir miles de críticas sobre los edificios y puentes. No es en vano: más de 1.298 millones de euros es el coste estimado del conjunto arquitectónico cuando el presupuesto inicial era de 308 millones (http://elpais.com/elpais/2013/03/15/gente/1363369984_941827.html).

L’Hemisfèric incorpora un cine IMAX en su interior y cuenta con una cubierta de titanio, un material que encarece mucho el coste del edificio, pero tiene su función bien definida, cosa que no sucede con el resto de las estructuras -a excepción del Umbracle, que es un jardín- que tienen problemas para definir sus contenidos.

La mayoría de las estructuras están realizadas en hormigón blanco, otro material menos económico que el convencional. hay grandes superficies cubiertas por trencadís, un mosaico constituido con piezas rotas de cerámica sobre argamasa, típico del modernismo catalán (en especial, típico de Gaudí, referencia constante de Calatrava). El Museo de las Ciencias estaba concebido inicialmente para otro fin (se dice que una catedral), pero desde luego, no era un proyecto pensado para ser un museo. Los enormes ventanales acristalados deben incorporar en el interior gigantescas persianas para paliar la luz natural, inadecuada para un museo. La resistencia del suelo tampoco estaba pensada para soportar los pesos que debería incorporar. Inicialmente estaba diseñado sin una sola columna vertical, durante la construcción se acordó la incorporación de una hilera de columnas porque los materiales detallados en el plano no ofrecían garantías de resistencia. Cuando ha albergado eventos como la Campus Party ha necesitado de sistemas de refrigeración móviles adicionales: era imposible que los sistemas instalados pudiesen dar servicio adecuado.

El Palau de les Arts, uno de los últimos en construirse, ha tenido múltiples problemas con las inundaciones debido a las desavenencias entre el proyecto inicial y la construcción posterior de jardines por parte del Ayuntamiento, que evita que el agua salga y facilita las inundaciones en la parte inferior. La cubierta de trencadís está siendo reparada porque presenta irregularidades crecientes y comienza a desconcharse (http://archerphoto.eu/fotografia-valencia/reparando-el-palau-de-les-arts/).

En general, la Ciudad de las Ciencias se ve como una tarjeta de presentación carísima para Valencia. Ha generado cuantiosas pérdidas para la ciudad a pesar de estar gestionada por una entidad independiente. El último edificio en construirse, el Ágora, está aún más infrautilizado que el resto de las instalaciones, pero no llega a proporcionar el nivel de problemas que el puente de l’Assut d’Or, que incorpora un innecesario cambio de rasante y se remata con un semáforo, hecho que ha propiciado múltiples colisiones de vehículos que, circulando a velocidades mayores de las permitidas, encuentran repentinamente coches parados en el semáforo. El puente también fue tristemente célebre por el desencuentro entre Ayuntamiento y arquitecto sobre el paso del tranvía sobre la pasarela porque no estaba inicialmente concebida para ese fin y necesitó de modificaciones. No ha llegado a ser un problema efectivo porque la línea que debía ser objeto de disputa carece de financiación suficiente para ser concluida (http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2011/09/03/bonig-deja-aire-linea-2-metro-cv-50-crisis/836693.html).

Sergi Albir

 

1 Response

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply